Isla Gorgona. Reserva natural en el Pacífico colombiano

viernes, 2 de diciembre de 2011

Philógelos, una recopilación de chistes

Podríamos pensar que el género de los chistes es relativamente moderno. Sin embargo, nada más lejos.  Philógelos es la colección más antigua de chistes conocida en Occidente. Es muy difícil  de datar, pues antes de ponerse por escrito, tiene una larga existencia de tradición oral. su redacción se suele situar en los siglos III o IV a.C. , pero los primeros manuscritos datan del siglo IX. Más complicado es hablar de quién o quiénes fueron los autores. Aunque los manuscritos nos dan los nombres de Hierocles y Filagrio. Hay recogidos varios autores con estos mismos nombres, por lo que se hace difícil identificarlos.
Pero dejemos atrás estas cuestiones, lo realmente interesante son los propios chistes que nos dejaron y que tienen cierta validez universal, pues no es alejan mucho de los que nosotros contamos.
Aquí tenéis una pequeña muestra de esta obra. Los textos en griego han sido tomados (en parte) de la Biblioteca Augustana (haciendo click en el título accedes a la página)  y la traducción es la hecha de una manera magnífica por el profesor Manuel González Suárez, que ha publicado en Ediciones Clásicas su traducción con el título Philógelos (El chistoso).
Empecemos con dos de médicos:
333Σχολαστικῶι τις ἰατρῶι προσελθὼν εἶπεν· ἰατρέ, ὅταν ἀναστῶ ἐκ τοῦ ὕπνου, ἡμιώριον ἐσκότωμαι καὶ εἶθ᾽ οὕτως ἀποκαθίσταμαι. καὶ ὁ ἰατρός· μετὰ τὸ ἡμιώριον ἐγείρου.
Uno acudió a la consulta de un médico intelectual y le dijo:
- "Doctor, cuando me levanto de dormir, veo todo sombras durante media hora, pero luego me restablezco como si tal cosa"
Y el médico:
-"Pues despiértate después de que pase media hora".
Δύσκολος ἰατρὸς ἑτερόφθαλμος ἠρώτα νοσοῦντα· πῶς ἔχεις; ὁ δὲ εἶπεν· ὁς βλέπεις. ὁ δὲ ἰατρὸς ἔφη· ἐὰν ὡς ἐγὼ βλέπω ἔχηις, τὸ ἥμυσύ σου ἀπέθανεν.
Un médico gruñón tuerto preguntaba a un enfermo:
- "¿Cómo estás?"
Y el otro le contestó:
- "Como ves."
Así que el médico replicó:
- "Si estás como veo yo, estás medio muerto."
Los intelectuales de aquella época no salían tampoco muy bien parados. Veamos algunos:
Σχολαστικὸς θέλων ἰδεῖν εἰ πρέποι αὐτῷ κοιμᾶσθαι, καμμυσας ἐνωπτρίζετο.
Un intelectual que deseaba ver si tenía buena pinta al dormir se miraba al espejo con los ojos cerrados.

Σχολαστικὸς οἰκίαν πριάμενος, εἶτα διὰ τῆς θυρίδος. παρακύψας ἠρώτα τοὺς παρέρχομένους, εἰ πρέπει αὐτῷ.
Un intelectual que acababa de comprar una casa, se asomaba a la ventana y preguntaba a los transeúntes si le sentaba bien.
Σχολαστικὸς εὐτράπελος ἀπορῶν δαπανημάτων τὰ βιβλία αὐτοῦ ἐπίπρασκε· καὶ γράφων πρὸς τὸν πατέρα ἔλεγε· σύγχαιρε ἡμῖν, πάτερ, ἤδη γὰρ ἡμᾶς τὰ βιβλία τρέφει.
Un intelectual bromista que no sabía qué hacer con sus deudas vendió sus libros, y en una carta le decía a su padre:
- "Felicítame, padre, porque ya vivo de los libros."
Ahora una de avaros:
Φιλάργυρος διαθήκας γράφων ἑαυτὸν κληρονόμον ἔταξεν.
Un avaro, al hacer testamento, se designó a sí mismo como heredero.
Y de envidiosos:
Φθονερὸς οἰκοδεσπότης τοὺς ἐνοίκους ἰδῶν εὐτυχοῦντας ἐκ τοῦ οἴκου αὐτοῦ ἐξεδίωξεν.
Un envidioso, propietario de una casa, al ver que a sus inquilinos les iba bien, los echó de su casa.
He aquí cómo cobrar impuestos:
Εὐτράπελος κάπηλος εὑρὼν ταξεώτην ἐπὶ τῇ γυναικὶ αὐτοῦ εἶπεν· "Εὗρον, ὅ οὐκ ἐζήτουν."
Un tendero bromista pilló a un cobrador de impuestos encima de su mujer y dijo: "He encontrado lo que no buscaba"
Ejemplo de maestro con celo excesivo por el buen orden en clase:
Σχολαστικὸς χαμαιδιδάσκαλος ἄφνω ἀποβλέψας εἰς τὴν γωνίαν ἐβόησε· "Διονύσιος ἐν τῇ γωνίᾳ ἀτακτεῖ". εἰπόντος δέ τινος, ὅτι οὔπω πάρεστιν, ὁ δὲ ἔφη· "῞Οταν ἔλθῃ."
Un intelectual, maestro elemental, de repente miró a la esquina y empezó a gritar:
- "Dionisio en la esquina es un indiciplinado."
Y cuando alguien le dijo que todavía no había llegado, le replicó:
- "Cuando venga."
En este caso un ejemplo de cómo evadir una respuesta que no se sabe:
Ἀφυὴς γραμματικὸς ἐρωτηθείς· ἡ μήτηρ Πριάμου τίς ἐκαλεῖτο; ἀπορῶν ἔφη· ἡμεῖς κατὰ τιμὴν κυρίαν αὐτὴν καλοῦμεν.
A un profesor inepto le preguntaron:
- "¿La madre de Príamo cómo se llamaba?"
Como no tenía ni idea, contestó:
-"Yo, por respeto la llamo señora."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada